TRATAMIENTO

              

En Psicoterapia hay distintos modelos explicativos sobre la conducta humana,  cada uno con sus correspondientes Técnicas de Evaluación, Diagnóstico y Tratamiento. En este Centro se trabaja con Técnicas Cognitivo Conductual / Terapia de Interacción Reciproca / Hipnosis y Relajación entre otras.

 

COGNITIVO CONDUCTUAL: Esta terapia da mucha importancia al pensamiento ya que este determinará nuestra manera de sentirnos y por tanto también la de comportarnos, pero la forma en que interpretamos nuestra realidad puede ser modificada al cambiar nuestros pensamientos distorsionados por otros más realistas y objetivos.

Los pensamientos del paciente se consideran hipótesis que hay que confirmar o refutar, poniendo a prueba las falsas creencias y supuestos desadaptativos. El paciente tiene que identificar sus pensamientos inconscientes distorsionados. Ver su relación con su estado emocional y su comportamiento. Hacer una valoración objetiva a favor y en contra de esos pensamientos. Aprender a hacer interpretaciones más realistas. A través de los registros que va realizando, aprende nuevas formas de pensar a cerca de las situaciones que le rodean y nuevas habilidades para afrontar sus sentimientos y comportamiento.

 

El concepto de Triada cognitiva de la que hablan los autores se refiere a una visión negativa de sí mismo, del mundo y del futuro, esta manera de pensar nos lleva a sentir una sensación de fracaso, tristeza etc. que nos conduce hacia la depresión.   

 

Los errores cognitivos se derivan  de distintos supuestos:

PENSAMIENTOS DICOTÓMICOS  donde se ven los extremos sin tener en cuenta el continuo.

ABSTRACCIÓN SELECTIVA: los únicos acontecimientos que tienen importancia son los fracasos.

RESPONSABILIDAD EXCESIVA: soy el responsable de todo lo negativo.

CATASTROFISMO: Piensa siempre lo peor.

 

TERAPIA DE INTERACCIÓN RECÍPROCA (TIR):
 

Es una terapia integradora utilizando conceptos de terapias psicoanalíticas, cognitivas, sistémica e interpersonales. Es un modelo psicoterapéutico diseñado por Roberto Aguado Romo como resultado de un programa de investigación sobre Psicoterapia de Tiempo Limitado. Su objetivo es conseguir eficacia terapéutica en el menor tiempo posible.

Trabajar la raíz del conflicto intrapsíquico donde aparece un deseo al que el sujeto esta fijado, una carencia o imposibilidad de realizarlo y la incapacidad de poder imaginar que puede realizarlo. Establecer un cambio en las memorias emocionales del paciente que le permitan vivir su vida de forma más satisfactoria. Esta teoría se basa en tres supuestos básicos:

 

“Solo podemos realizar aquello que hemos imaginado haber realizado” no como acto voluntario, sino que es la memoria que tenemos grabada en nuestro cerebro para realizar un acto y que a veces como ocurre cuando grabamos situaciones de desvalorización o fóbicas,  no  permiten tener una interrelación con la parte adaptativa del sujeto. Persona referencial básica  ligada a la figura de los padres o personas que realizan estas funciones. En la interacción recíproca  con la persona referencial es donde se produce la identidad de la persona como base de las posteriores interrelaciones que se suceden a lo largo de la vida.

“Para imaginar aquello que queremos realizar, nuestro personaje referencial básico debe imaginar que podemos realizarlo” porque esto es captado por nuestro cerebro emocional haciendo que podamos sentirnos seguros y capaces de conseguir nuestros objetivos.

“El Psicólogo toma el papel de persona referencial secundaria ayudando al paciente a cambiar las memorias emocionales, cognitivas y motivacionales donde se encuentra atrapado el paciente, creando nuevas memorias más adaptativas produciendo el cambio terapéutico”

 

Se da una gran importancia al vínculo terapeuta-paciente.La TIR es una terapia que genera en el paciente un estado de interacción con su entorno que le impulsa a una mejor adaptación con la realidad actual.  Se crea un presente donde poder enfrentarse con su realidad, perdiendo de esta manera intensidad los problemas y conflictos. 

 

HINOPSIS:

Es un estado de conciencia diferente al sueño y a la vigilia, semejante a cuando nos estamos durmiendo en el que sentimos una situación de tranquilidad, o en estado de máxima concentración donde perdemos la noción del tiempo y espacio.

El Profesional posee las estrategias necesarias para llevar al paciente a esa situación desde donde le es  más fácil enfrentarse a sus conflictos y resolverlos, ya que es más probable que se de una expresión emocional y evocación del pasado, favorecida por una falta de juicios de valor y creencias actuales.

Es una herramienta de trabajo potente que en manos de profesionales experto dentro del contexto de terapia logra movilizar los recursos naturales del paciente para conseguir superar sus conflictos de manera más rápida y con mejores resultados ya que aumenta la capacidad de dar respuestas automáticas, tanto a nivel ideomotor como emocinal.

 

Aunque la mayoría de la gente se puede hipnotizar, será a criterio del Psicólogo teniendo en cuenta la situación del paciente, que la realice o no, ya que en algunos casos no está indicada. Muchas personas no quieren ser hipnotizadas por conceptos erróneos sobre este tema:

-La hipnosis se produce por el poder mental del hipnotizador.
-Es peligroso porque puede haber dificultad para salir.
-No se puede uno resistir a las órdenes del hipnotizador.
-Es estar dormido o en un estado en que no te enteras de nada.
-La hipnosis es una psicoterapia por si sola.

 

Nada de lo anterior es cierto, nadie puede ser obligado a hacer algo que no quiere.

Se da una sensación de relajación.
Ausencia de juicio critico y censura
Distorsión en la orientación espacio-tiempo
Sensación de respuestas automáticas.

Para entrar en un estado hipnótico hay distintas metodologías con las cuales podemos conseguir el mismo fin, que la persona se sienta profundamente relajada física y mentalmente. Una vez finalizada la sesión se puede acordar de todo, aunque en algunos momentos  se pueda dar un cierto grado de amnesia.